«Klicka här om du vill läsa texten på svenska»

Alrededor de 30 aldeanos han vuelto a Langtang el 30 de junio incluyendo esta vez a mujeres y ancianos, además de los jóvenes. Algunos de ellos explicaban que su  motivación para volver a Langtang antes de que acabe el Monzón (temporada de lluvias)  es que realmente están desesperados, ya que llevan más de 2 meses en el campamento de refugiados con los brazos cruzados, esperando a que el gobierno les de una solución y decida reubicarlos en algún otro lugar. Han decidido volver para comenzar con el proceso de rehabilitación de los accesos para llegar a Langtang y para construir nuevos refugios para sus Yaks (animales de la montaña). Realmente están muy preocupados, ya que piensan que si hacen caso de las prohibiciones del gobierno y esperan a que finalice el monzón (temporada de lluvias) para empezar con las tareas de reconstrucción, pueden perder no solo su tierra natal, sino también su identidad tibetana. Tienen miedo de que el gobierno aproveche la ocasión para declarar inhabitable sus tierras y que no les deje subir más… Todos hemos visto lo que ha sucedido en Langtang y sabemos que es muy peligroso, y los demás podrían pensar que somos tontos y tozudos al arriesgar nuestras vidas, pero nuestro corazón nos quema cada día en la ciudad. Nos sentimos desamparados en Katmandú, no podemos hacer nada aquí, ni siquiera podemos cruzar la calle. Cada día es un reto para nosotros ya que muchos nunca habíamos bajado de la montaña y no tenemos recursos en la ciudad. Tenemos 24 horas al día sin hacer nada para pensar en muchas cosas, normalmente cosas malas. Nuestros seres queridos que han desaparecido en Langtang nos estan llamando de vuelta… No podemos simplemente cerrar los ojos y poner las manos a la espera de que alguien encuentre una solución para nosotros. Necesitamos hacer algo después de 2 meses de esperar.

refugiados5 Somos conscientes de que lo que estamos haciendo puede no ser lo correcto. Pero al mismo tiempo, no sabemos la manera correcta tampoco. Estamos muy preocupados de que el gobierno decida que el parque nacional de Langtang es ahora inhabitable y que es un lugar arriesgado para los viajeros, y aprovechen para finalmente trasladarnos a una zona diferente de Nepal. Por eso hemos decidido iniciar por nuestra cuenta los trabajos y que todos entiendan que lo que ha ocurrido en Langtang es sólo un desastre natural puntual. Vivíamos allí durante muchos siglos sin que ocurriera nada malo y todos los lugares tienen su historia de catástrofes. El 25 de abril será una parte oscura de la historia de Langtang y eso es todo. Langtang se levantará y nos dará la bienvenida a todos de nuevo. Estas personas inocentes suben a las montañas sin saber realmente dónde van a refugiarse en Langtang y no saben tampoco como van a conseguir la comida… Pero su deseo de hacer algo es más fuerte que su conciencia. Posiblemente subirán hasta Kyanjin Gumpa cada día después de los trabajos a refugiarse en algunas de las casas que siguen en pie. Y en cuanto a la comida llevan un poco desde Kathmandú y un poco que queda en Kyanjin…, pero más tarde esperan que el gobierno podría proporcionarles una carga de alimentos en helicóptero hasta Kyanjin.

Estos aldeanos, aparte de rehabilitar los senderos, también desean recuperar los restos de sus seres queridos que aún hoy continúan allí…Es un deseo muy fuerte el de darles descanso a sus muertos.

Todos piensan que después del monzón será más fácil comenzar con la reconstrucción y poder dejar atrás todo el dolor que ha causado éste horrible 25 de abril.

Ellos dicen: »Estamos muy agradecidos con todos vosotros que habéis entendido y participado de nuestro dolor y tenemos una gran fe en que gracias a vuestra ayuda será más fácil la reconstrucción de Langtang. Así que pensamos que tarde o temprano, el sol saldrá de nuevo en Langtang ».

Gracias Jesus y Ana por éste hermoso video de recuerdo y esperanza.