Se trata de un vídeo de la televisión nepalí Avenues Television (ATV) desde el monasterio Phuntsok Choeling (Yellow Gumba) en Swayambhu donde 488 aldeanos de Langtang, Kyanjing Gumpa, Mundu, Sindum y Gumpa están refugiados temporalmente. El alud provocado por el terremoto acabó con todo el pueblo matando a 175 aldeanos, de los cuales han conseguido recuperar los cadáveres de 75, el resto siguen desaparecidos debajo del lodo y las rocas.
La noticia muestra claramente la condición actual de los supervivientes en el monasterio. Todos quieren volver tan pronto como sea posible ya que las condiciones en el campamento son muy difíciles. Muchos de ellos nunca habían bajado de las montañas y no están acostumbrados a las altas temperaturas del Monzón en Kathmandú, y más debajo de los plásticos, aunque la mayoria que son preguntados se quejan sobretodo de los mosquitos que no les dejan descansar. Después de todo lo que han pasado parece que estas cosas sean insignificantes, pero creo que es una manera de decirnos que están fuera de lugar, que no se encuentran a gusto y que están sufriendo.

Casi todos en el vídeo expresan su deseo de regresar a Langtang y empezar su vida normal de nuevo, cuidando de su campo y con sus animales. Dicen que Langtang es su identidad y tienen miedo de que si no vuelven, su identidad podría desaparecer.

Realmente ninguno tiene recursos para vivir en la ciudad, les faltarían las herramientas para manejarse ahí…incluso el idioma, ya que la mayoría solo hablan tibetano. Son gente de montaña y en la ciudad serían mendigos que dependen de los demás. Ninguno quiere algo así para su futuro. Lo han perdido todo, pero tienen sano orgullo y quieren volver a ser dueños de sus vidas.

Pero para poder volver a sus montañas necesitan del gobierno la máxima diligencia en reubicarlos, para que puedan saber donde van a reconstruir su pueblo.
En la entrevista también dicen que quieren encontrar los cuerpos de sus seres queridos que aún faltan.