Queremos compartir con todos vosotros una noticia de AlJazeera America, que dice muchas de las grandes ONG,s están desviando los fondos para otros proyectos no especificados y que grandes cantidades de dinero se pierden en los enquilosados aparatos burocráticos de estas organizaciones.

2 de Julio del 2015- Escrito por Rafia Zakaria.

El 25 de Abril un devastador terremoto mató a más de 8.700 personas en Nepal y dejó cerca de medio millón de desplazados. Con al menos 3 Billones de dólares comprometidos en ayudas para socorrer Nepal, el desastre ha sido una bendición para las organizaciones de ayuda internacional. Pero aún cuando los nepaleses seguían luchando para hacer frente al terremoto y sus réplicas, la industria de la ayuda estaban también muy ocupados defendiendo sus pobres prácticas desarrolladas anteriormente en Haití, donde una investigación hecha por ProPublica y la Radio Pública Nacional reveló que la Cruz Roja de Estados Unidos construyó sólo 6 casas de las 130.000 viviendas que afirmaron que iban a construir.

Kathmandu, Nepal  A 7.9 magnitude earthquake struck Nepal on 25 April. Authorities report over 700 people have been killed and many buildings have collapsed in the capital, Kathmandu. As search and rescue efforts continue, hospitals in the capital continue to function but are stretched to the limit. Powerful aftershocks continue to be felt, so further damage is a risk, increasing the climate of fear amongst the local population.

Si los métodos contables de la Cruz Roja Americana sirven de guía, realmente sólo una fracción de la ayuda prometida para la reconstrucción de Nepal iría directamente a los afectados por el desastre. De hecho, la mayoría de los errores en Haití se repiten en Nepal, donde los organismos de socorro están operando con poca o ninguna rendición de cuentas. Por ejemplo, como se ha visto en Haití, algunas organizaciones benéficas que operan en Nepal están ya dando información errónea de sus gastos generales mediante la exclusión de los gastos incurridos por sus muchos subcontratistas.

Una reciente encuesta realizada por el Proyecto de Responsabilidad de Desastres, una organización no lucrativa que promueve la transparencia y la supervisión de los sistemas de gestión de desastres, revela que de nuevo muchas de las agencias que están recogiendo dinero para ayudar a Nepal están desviando los fondos para otros proyectos, cuyos detalles no se especifican. Y las organizaciones locales de Nepal una vez más se han quedado fuera de la asignación de donaciones, ya que no son conocidas a nivel mundial. Un estudio de la periodista Emily Troutman indica que sólo 3.5 millones ( el 0.8 por ciento del total ) de 422 millones de dólares irán finalmente a las ONG de Nepal.

OXFAM

Un rápido vistazo a la campaña de ayuda a Nepal demuestra que los ganadores de la maratón de recaudación de fondos son las gigantes industrias para la ayuda humanitaria, incluida la Organización Mundial de la Salud, Oxfam y CARE. Sus enormes burocracias y la evolución de los trucos en la contabilidad de las donaciones permiten a estos grupos sacar provecho de la catástrofe. En el corazón del sistema se encuentra la premisa tácita de que los occidentales deben desembolsar donaciones occidentales y que la ayuda humanitaria debe ser entendida como algo altruista en lugar de la asistencia directa a los afligidos. En consecuencia, el apoyo prestado a los afectados directamente por el desastre es solamente algo puntual para toda la operación en general, cuya finalidad principal es la de financiar una vasta burocracia cuyos miembros usan los recursos necesarios para afianzar su reputación como salvadores.

Por ello, el deseo de las ONG,s a menudo se impone sobre las necesidades de las víctimas. En Nepal, por ejemplo, personal médico extranjero irrumpió en el país en el período inmediatamente posterior al terremoto, para ayudar en el rescate de las personas enterradas en los escombros. En principio está bien que vengan a ayudar, pero las exigencias de los equipos médicos entrantes colapsaron la logística disponible, dominando el uso de aviones y helicópteros disponibles.

KATHMANDU, NEPAL - APRIL 25: (EDITORS NOTE: Image contains graphic content.) Emergency rescue workers find a survivor in the debris of Dharara tower after it collapsed on April 25, 2015 in Kathmandu, Nepal. More than 100 people have died as tremors hit Nepal after an earthquake measuring 7.9 on the Richter scale caused buildings to collapse and avalanches to be triggered in the Himalayas. Authorities have warned that the death toll is likely to be much higher. (Photo by Omar Havana/Getty Images)

El 28 de abril, el gobierno de Nepal pidió un alto a la inundación de los trabajadores médicos extranjeros. Sin inmutarse, continuaron viniendo… Llegaron 1.300 más después de la petición quejumbrosa del gobierno de Nepal. A su llegada, la mayoría de estos médicos extranjeros no encontraban mucho que hacer, ya que los nepalíes ya estaban haciendo un excelente trabajo de desescombro y habían rescatado la mayoría de los cuerpos.

«Cuando el próximo desastre golpee, los miles de millones en ayuda transferidos a través de textos, llamadas telefónicas y clics volverán a verter en las arcas de las agencias de ayuda internacionales».

El desperdicio de recursos es parte de una cultura más amplia en la ayuda humanitaria y la industria de desarrollo que se centra casi exclusivamente en la producción en lugar de mejoras mensurables. A menudo no se puede evaluar de forma visible si la inversión en realidad produjo algún beneficio. En un ensayo reciente de Asuntos Exteriores, los jefes del Comité Internacional de Rescate, David Miliband, y Ravi Gurumurthy, señalan esto como un problema central en la ayuda humanitaria. Ellos sostienen que la solución se encuentra en los donantes.

«En vez de pagar a las organizaciones para crear un cierto número de escuelas y capacitar a un determinado número de profesores«, escriben Miliband y Gurumurthy, «los donantes deberían conceder subvenciones a los programas que pueden ofrecer las mayores mejoras a la alfabetización y aritmética para la mayoría de la gente. » (muchas veces no hace falta crear nuevas escuelas al estilo occidental, si no más bien ayudar a las que ya hay para que funcionen mejor y lleguen a todo el mundo).

Nepal-Earthquake

Sin embargo, en la práctica, soluciones como las propuestas por Miliband y Gurumurthy no abordan el problema de no confiar en los locales para tomar decisiones acerca de sus propias necesidades de reconstrucción. La lección de Haití y Nepal es que las agencias de ayuda internacionales operan en el principio de que una ayuda eficaz y experta sólo puede venir del exterior. Este acuerdo refuerza la arquitectura básica del altruismo global, donde dadores y sus agentes dictan los términos y los tomadores debe promulgar su sumisión agradeciendo. Y el trabajador humanitario valeroso y generalmente occidental llega en medio de un desastre para desembolsar bolsas de comida o lonas o medicamentos, y los locales sucios y desesperados agarrar todo, sus rostros agradecidos debidamente filmados y fotografiados como evidencia visual de la benevolencia occidental.

Permitir a los que están necesitados tomar sus propias decisiones sobre cómo y dónde utilizar la ayuda humanitaria eliminaría la jerarquía de poder de la que el «altruismo occidental» depende.

Además, los trabajadores humanitarios a menudo son ciegos a las disparidades de los locales frente a la compensación (viniendo de fuera no sabes quien realmente necesita más que otro y eso crea desigualdades), o el hecho de que su presencia le quita el trabajo a los lugareños. En su informe sobre el desarrollo mundial 2015, el Banco Mundial pone de relieve cómo el sesgo de la contratación en el sector del desarrollo afecta a los resultados del proyecto (si no tienes en tu proyecto a gente local asesorándote, es posible que no entiendas el problema real). Basado en una encuesta del personal del Banco Mundial y de diferentes individuos en tres países en desarrollo, el informe concluye que «hay una gran brecha entre cómo los profesionales de desarrollar cualquier proyecto humanitario perciben la pobreza y la forma en que la percibe el tercio inferior (los más pobres)», destacando la disparidad entre las percepciones de los profesionales que desarrollan el proyecto y los «beneficiarios» de sus intervenciones.

Nepal

El gran complejo de la ayuda humanitaria-industrial está en extrema necesidad de renovación. Esto implica cambiar las reglas actuales que evaluan los resultados y también renovar a los encargados, profesionales ricos y extranjeros, que toman las decisiones erróneas. Esto ayudaría a eliminar la premisa de que los jefes extranjeros saben mejor lo que los demás necesitan y ayudaría a empoderar a las comunidades locales, centrándose sólo en los resultados directos y reales.

Sin embargo, dada la influencia y el alcance de la industria de la ayuda tal transformación es poco probable a corto plazo. Cuando el próximo desastre golpee, los miles de millones en ayuda transferidos a través de textos, llamadas telefónicas y clics volverán a verter en las arcas de las agencias de ayuda internacionales. Ellos harán lo que hicieron en Haití y lo que están haciendo en Nepal, tal vez sabiendo muy bien que sus habilidades cruciales no son la prestación efectiva de la ayuda humanitaria, si no sólo el embalaje perfecto para el altruismo de sus donantes.

People dig through the rubble of destroyed buildings in Durbar Square in Kathmandu on Monday, April 27th, 2015, two days after an earthquake struck  the Nepali capital killing more than 3,000 people. (Jim Seida / NBC News)