Si vous voulez lire in française…

Karchung, una mujer de 32 años de Langtang, continua en el hospital de Patan después de haberse sometido a una difícil operación en su pierna izquierda. El doctor no se atreve a asegurar si podrá volver ponerse en pie algún día.

Ella está casada con Bhopa Lakpa (Bhopa quiere decir Tibetano) que tiene 35. Ellos tienen dos hijos de 14 y 12 años. El más joven es discapacitado y no puede hablar, pero realmente es un chico muy inteligente. El hijo mayor va a una escuela tibetana en Kathmandú.

image

Su marido Bhopa Lakpa es la única persona en Langtang (Nepal) que aún no tiene nacionalidad nepalí, por eso esta adorable familia nunca ha tenido derecho a tener una propiedad a su nombre. Lakpa era pastor. Ellos vivían vendiendo leche de yak y no tenían casa de huéspedes o alguna tienda o tetería que les permitiera estar en contacto con los turistas que pasan por Langtang y tener así algún contacto extranjero.

Después del devastador terremoto y la posterior avalancha en Langtang la mayoría de las familias han recibido alguna ayuda por parte de los padrinos de sus hijos, o de algún trekker que pasara anteriormente por su Guesthouse. Pero esta familia continúa aún sin ayuda. Ellos están ya acostumbrados a no recibir ayudas y a que nadie les pregunte, pero yo pienso que son humanos también, no? Por eso pienso que en esta situación crítica se merecen un poco de comprensión y cuidados.

IMG-20150228-WA0000

Así es como Karchung me explicó como sobrevivió al desastre:

“El 25 de Abril sobre las 9 de la mañana, mi marido y yo preparamos nuestras cosas y nos encaminamos hacia los establos para ocuparnos de nuestros animales. Empezamos a caminar sendero abajo hacia Thangshyap. Nos acompañaban nuestros pequeños sobrinos de 11 y 13 años. Por el camino una amiga nos paró para invitarnos a tomar un té en su pequeño Tea shop. Serian cerca de las 10. Mi marido no quiso parar y siguió el camino, pero yo y mis sobrinos nos paramos allí un rato. Después del té seguimos hacia abajo y mi amiga nos acompañó porque quería leche.

Estábamos caminando cuando el suelo comenzó a temblar. No podíamos entender lo que estaba sucediendo. El temblor no se detenía y era cada vez más fuerte. Un minuto después comenzamos a oir un fuerte estruendo que se acercaba a nosotros, era ensordecedor, como si fuera una bomba. Entonces comenzaron a caer encima nuestro rocas tan grandes como casas junto con mucha nieve. Nosotros comenzamos a correr a un lado y a otro sin saber donde resguardarnos. El cielo se cubrió de algo negro…Yo no se bien qué era. Mis ojos estaban cubiertos de polvo y no podía ver nada. Mi amiga se había roto la mano y traté de ayudarla. Nos conseguimos poner a cubierto junto con mis sobrinos en una especie de cueva, pero las rocas seguían cayendo. Era como si cayeran millones de rocas todas al mismo tiempo.

Estabamos allí cuando escuché a un turista pidiendo auxilio.

No podía verle, pero seguí su voz. En ese momento quedé atrapada entre dos grandes rocas que cayeron encima de mi y después quedé cubierta por rocas y nieve. Mi pierna izquierda estaba rota en muchos pedazos y comenzó a sangrar. La lluvia de rocas no paraba y me golpeaban en la cabeza y en mi espalda. Yo estaba consciente, pero no podía moverme y no podía soportar el dolor. Me giré a mi izquierda y vi al turista justo a mi lado. Estaba muy mal…, me pedía agua. Grité maldiciendo a dios porque no podía hacer nada. Yo solo esperaba morir pronto…En diez minutos dejó de hacer ruido y murió.

11347848_10153304362189763_580316751_o

Cogí una roca y comencé a golpearme en la cabeza, yo solo quería morir lo antes posible. Estaba deseperada. Después de una hora mis sobrinos bajaron a por mi, pero ellos no podían ayudarme y les dije que volvieran donde estaban y se pusieran a salvo. Ellos lloraban y no querian dejarme allí, pero yo les pregué que lo hicieran y finalmente lo hicieron. Yo solo estaba esperando a morir.

Después de una hora mi marido vino a buscarme. Él me sacó de entre las rocas y cargó conmigo hasta Godha Tabela, a pesar de estar herido en la cabeza. Él tenía la esperanza de que allí nos rescatarían y nos llevarían a Kathmandú. Vimos muchos heridos y muertos por el camino. Las rocas empezaron a caer allí también y tuvimos q movernos a otro lugar. Mi marido cargaba conmigo. Me dolía muchísimo cada vez que me movian y sangraba como si fuera un río. Esa noche dormimos junto a otros supervivientes en un descampado bajo la lluvia. Pero por la noche tuvimos que correr de nuevo, ningún lugar era seguro. Las mantas, toda mi ropa estaban cubiertas de sangre.

Al día siguiente teníamos esperanzas de ser rescatados, pero cuando vino un helicóptero solo se llevó turistas y a algunos de los “líderes” del pueblo, que ni siquiera estaban heridos. La gente corrían aquí y allá pisándome en la pierna herida y yo no podía moverme. Le dije a mi marido que me dejara morir allí, porque cuando corría cargando conmigo la pierna me colgaba moviéndose de lado a lado y me dolía mucho. Era un infierno para mi. Él decidió quedarse conmigo y me dijo que si me pasaba algo él quería morir allí conmigo. Después empecé a pensar en mis dos bonitos hijos que estaban en Kathmandú y le dije a mi marido que siguiera cargando conmigo.

IMG-20150606-WA0006

Nos movimos al siguiente lugar…Después de tres días de dolor el helicóptero finalmente me llevó a Kathmandú. Me llevaron al hospital de Patan.

En el aeropuerto había periodistas y esa noche salí por televisión en las noticias y mi hijo pequeño me vió. Los profesores me explicaron que lloró tan fuerte que perdió la conciéncia y que les pedía ir a ver a su madre. Al día siguiente me operaron y trajeron a mis hijos para que pudieran verme.

Aún sigo aquí, en el hospital,

Y se que ya no queda nada…Tampoco se cuando podré moverme por mi misma. Esta pesadilla continua y me mata en vida, dia y noche. He perdido al resto de mi familia, mis 2 hermanas y a mi madre. Hemos perdido lo poco que había podido ahorrar durante toda nuestra vida…

IMG-20150604-WA0025

Ahora no se si deberia sentir que he tenido suerte de sobrevivir o hubiera sido mejor irme con mi madre y mis hermanas, para no ser una carga más para mi marido durante el resto de mi vida”.

Ayuda difundiendoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone